jueves, agosto 30, 2007

martes, julio 03, 2007

Canto primero

La venus dormida, Paul Delvaux, 1944


Allí donde se aviva y crece y comienza a girar la rosa obscena del poema.
Saint-John Perse


Tu voz, que no me alcanza esta noche,
no me alcanzará jamás.

Y mi canto de luces mandrágoras
de pájaros violentos, tampoco te alcanza.

Sólo tu aliento se confunde en mi canto,
tu aliento que guarda en mi cuerpo
los ojos voraces de la rueda mágica.

Y tus lágrimas de pantano
que se mezclan con los días que la lluvia eligió
para lavar mis nombres, mis edades,
el filo sangrante de la espada.

Mi canto: la flama que enciende
la rosa desnuda de la carne,
la obscena contemplación de la ternura.

Mi canto: el corazón fálico de dios
y de sus madres serenas
que cubren el metal de sus manos
con furia y deseo.

jueves, mayo 03, 2007

Acertijo

.
.
Starlight over Rhone, Van Gogh, 1891

.
Pitonisas polares danzan en el aire caldeado del desierto:

Dónde tu negra voz de pájaro agorero
que entre el ramaje caldeado de los árboles
calla y se adelanta a la noche

Dónde tu mirada festiva de constelaciones
que gastada de ilusiones sigue rodando
bajo el agua hostil del tiempo que todo lo descifra

Dónde el artefacto alado de fuego
que graba su escritura de límpido epitafio
sobre el corazón musical de la piedra.
.
.

martes, marzo 20, 2007

Imitación de la vida

.
.
Árbol de la vida, Gustave Klimt, 1905
.
.
Cerrar los ojos también es divertido.
Atómica
.
.
Envejecer como las piedras,
como la corteza de los árboles en otoño.

Salir de esta pared marchita de rostro que duerme
emerger a la tierra fecunda
enfrentarme al sol
y abrazar sus largos rayos
que envuelven mis carnes sedientas.

Concluir
y abandonar la fiesta secreta de ríos y pájaros
que contemplo noche a noche
sobre el desborde boreal de tu cabellera.

Envejecer como el universo
y transitar desnudo las remotas galerías del tiempo
sin que alguien me proteja
de la única solución de la vida.

Morir como las estaciones

y dormir,
dormir callando todo lo que me es impronunciable.
Porque cerrar los ojos también es divertido.
.
.