lunes, octubre 30, 2006

Revelación

.
.
Revelación, Olga Sinclair, 1999.



Un gran reloj se entierra en el mundo
Y peina estas horas con una vieja lámpara que humea

Antonio Claros.



Detecto el cauce de un río secreto
que anida al interior del diluvio:

una hilera de hormigas cruza mi vientre
mientras tu mano empuña el noble arco
que vierte
...............una dulce fragancia
que penetra en el entendimiento

y la espera habrá de continuar como un círculo:
los mejores relojes han detenido su marcha.
.

1 comentario:

Erick Strada dijo...

Buena forma, me gustó tu poética. Saludos.